El origen mismo de las redes sociales tal y como las conocemos hoy en día surge en 1971, cuando se envió el primer e-mail entre dos ordenadores (uno situado al lado del otro).

Una red social es una estructura social creada por grupos de personas que interactúan entre sí movidos por intereses, gustos o pasiones comunes. En Internet, una red social es una parte importante de la denominada web social o, o también llamada social media (en castellanos medios de comunicación sociales) y, es exactamente lo mismo, lo único que varia es el medio a través del cual se mueve la información que ese grupo de personas comparte.

Los social media son aquellos medios de comunicación online que nos permiten comunicarnos con diferentes grupos de personas a través de Internet y, sobre todo, interactuar con ellos: blogs, foros, redes sociales, wikis…

A modo de breve historia podéis ver aquí una infografía que cuenta cómo han evolucionado las redes sociales en Internet conforme la tecnología ha avanzado.

El funcionamiento de las redes sociales es muy similar en prácticamente todas ellas. Rescataré la información de E. Dans (2010: 287) para explicarlo en muy pocos puntos:

1. Dentro de una plataforma común (sitio Web), un usuario invita a un grupo de usuarios a que establezcan una conexión online por medio de dicha plataforma. Cada usuario que acepta la invitación, pasa a formar parte de su red contactos.

2. Cada uno de estos nuevos usuarios, realiza la misma operación, invitando a otro número determinado de conocidos, esparciéndose de este modo las conexiones.

3. Con las relaciones creadas, el usuario crea lo que hoy se conoce por red de contactos, pudiendo intercambiar información de diversa índole, en función del tipo de red social.

Respecto a los tipos de redes sociales que existen es importante mencionar que solo son Facebook, Twitter y Tuenti. En función del contenido o de la función de la propia red social nos podemos encontrar con diferentes tipos pero aquí nos vamos a quedar básicamente con dos tipos: redes sociales verticales y horizontales.

Se diferencian entre sí en la/s temática/s que trata. Las redes sociales tienen como objetivo es el de congregar en torno a una temática definida a un colectivo concreto. En este caso podríamos hablar de las redes sociales verticales.

Profesionales: destinadas a la creación de enlaces profesionales entre sus usuarios. O cualquier red profesional de un sector concreto. La más conocida y usada seria LinkedIn.

De ocio: las temáticas en este caso serian muy diversas pero siempre girarían en torno a una común. Last.fm sería una red vertical en la que se comparten gustos musicales. Wipley, por ejemplo, integra a una comunidad de amantes a los videojuegos.

Las redes sociales horizontales no giran en torno a ningún tema, están dirigidas a todo tipo de públicos. Aquí entrarían las más famosas Facebook y Twitter, con funcionamientos muy diferentes que ya os contaré en otro post.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Anuncios