¿A qué te dedicas? Es una pregunta muy normal cuando conoces a alguien, ¿no?

“Trabajo en una consultoría de e-reputación” contesto.

Lo más habitual es que quien me pregunta no sepa que es así que quiero aprovechar este post para explicaros, no solo mi trabajo, sino el concepto de la e-reputación.

Según la R.A.E., la reputación es “la opinión o consideración en que se tiene de alguien o algo”. Si aplicas este concepto al mundo de internet, es decir, al mundo online, tenemos la reputación online, es decir, la opinión de alguien o algo, en internet. Básicamente la e-reputación (electronic reputation o reputación online) es el reflejo del prestigio  de una persona, marca, producto o colectivo en la red.


Conocer que se dice de una persona o empresa en internet consiste en localizar los comentarios, debates, criticas o informaciones existentes en los diferentes medios de comunicación online (foros, blogs, wikis, comentarios en prensa digital, redes sociales…). De esta manera obtienes una información que, en función de los resultados, puede ser importante o preocupante para potenciar, mantener o corregir ese prestigio propio.

  • Saber qué se dice sobre ti, tu marca, tu empresa, tu producto. 
  • Conocer quien habla sobre ti. Saber si es una persona influyente, si puede ayudar a incrementar tu prestigio. Si, por el contrario, es capaz de hacer daño a la imagen que se tiene sobre ti.
  • Saber donde se habla de ti. No es lo mismo que se digan cosas sobre tu marca en un blog con pocas entradas al mes que hablen en una red social con miles de seguidores y que puede propiciar una difusión muy rápida de esos comentarios.
  • Cuanto se dice sobre ti. Lo principal de esta variable es saber si se habla algo o nada sobre ti. Después, se verá si el volumen de información es grande o tan mínimo como para no preocuparse.
  • Cuando se habla de ti. Ha ocurrido algo en tu entorno que puede hacer que aumenten los comentarios sobre tu marca. Pongo, por ejemplo, el caso del reciente cierre de Megaupload. Tras la detención de Kim Schmitz el volumen de comentarios en torno a dicha pagina o en torno a las páginas de descarga de videos es prácticamente incontable.
  • En que tono te mencionan. Se analizan el tono positivo, negativo o neutro de los comentarios que se realizan.

¿Todo esto para qué? Puede pensar alguien.

Principalmente porque en España existen ya 30 millones de internautas y, de esos, el 70% navegan por internet a diario con cifras de 1’4 horas al día de media.

Cada cual es libre de decidir si quiere hacer caso a las habladurías de los demás pero por si no lo tenéis claro, os dejo algún ejemplo de crisis surgidos por problemas de reputación online.

Ejemplo 1: vía Jose Mira
Cuatro y Manolo Lama
Recordemos la retransmisión de la Europa League en el año 2010 y uno de los videos que cerraba Manolo Lama en el que humillaba a un mendigo en Hamburgo. Se abren páginas en Facebook pidiendo su dimisión.
  • Detonante: Vídeo de Manolo Lama en las Noticias
  • Respuesta: Al día siguiente una respuesta que enerva más los ánimos y dejan pasar el tiempo sin tomar ninguna medida.

Ejemplo 2: vía reputation management

El infierno de Michael Phelps en Google

Todo empezó hace apenas unos días con la publicación de una noticia, con foto adjunta, en la que se mostraba al laureado nadador consumiendo cannabis.

El nadador, con una reputación online impecable y con una fortísima presencia positiva en las SERP’s de Google ha visto como todo su imagen en la red se veía seriamente deteriorada en apenas 24 horas.
Las consecuencias en España todavía no son tan evidentes como en Estados Unidos (captura de imagen).
  
En la imagen podemos ver como los primeros resultados de las noticias de Google en los top 10 del buscador están copados por noticias que hacen referencia a este incidente, y lo más grave del tema es que entre esos top 10 ya hay dos resultados negativos instaurados además de la sugerencia al pie de página de la búsqueda relacionada de Google para el término “Michael Phelps smoking weed”.
Lo verdaderamente increíble de esta crisis de reputación online ha sido la virulencia de la misma. En sólo 24 horas resultados negativos por encima de las menciones positivas de cobertura mundial referentes a su vida como nadador. Está claro que tras este caso queda es aún más evidente la necesidad de “excelencia” en todos los sentidos. Todos estamos expuestos (marcas y personalidades) a una crisis de reputación online, y no hay mayor escaparate para esa reputación que las propias pantallas del buscador Google.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Anuncios