Buscar

Comunicación online para todos los públicos.

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela". Albert Einstein

Categoría

e-reputación

Tu mismo como marca.

Hay un concepto en el mundo del marketing y de la comunicación, online y offline, que está muy de moda: la marca personal.

Tratar a tu persona como si de una marca se tratase. Debéis saber que una marca se genera con las percepciones que tienen los demás sobre un producto o una empresa. En el caso de la marca personal ocurre lo mismo, se trata de la manera en la que te ven los demás. Esto debe entenderse siempre desde el prisma profesional, no el más íntimamente personal.

Quería compartir con vosotros el artículo que hemos publicado en el blog de la consultora en la que trabajo. En él podréis conocer más sobre este concepto que, aunque no es nuevo en absoluto, la aparición de Internet ha hecho que cambie radicalmente.

_______________________________________________________________________________________

¿Crear o tener marca personal?

Ya sea a la hora de escribir un post en un blog, cuando tienes que preparar una ponencia para un ciclo de conferencias o una clase en una universidad, es de obligado cumplimiento documentarse correctamente. Eso es lo que hemos hecho para hablar del tema de esta semana, la marca personal. Curiosamente la palabra que más hemos encontrado es diferenciación.

Hace años que las teorías económicas hablan de la especialización como la forma de optimizar los recursose incrementar la productividad, tanto de empresas como de países. Que cada empresa emplee sus esfuerzos en aquello que hacen mejor y luego comercien con ello.

El ámbito personal no dista mucho de esa especialización. Cada uno tenemos unas capacidades, unos conocimientos, unas experiencias que, si las ponemos al servicio de la productividad permitirán optimizar todos nuestros recursos. Si se obvian las características propiamente profesionales y nos fijamos en las personales se observa una cierta especialización de igual modo. Algunas personas son capaces de establecer relaciones sociales más fácilmente, otras son capaces de liderar equipos de trabajo por el mero hecho de poseer un carisma que a otros les falta, otras poseen una capacidad de concentración mayor que les permite desarrollar proyectos que la requieren, etc…

La forma en la que los demás nos ven, las percepciones que se tienen de una persona, incluso la manera en la que se ve uno mismo, son las bases que forman tu marca personal. Las diferencias que tenemos con los demás y, sobre todo, la manera en que mostramos esa diferenciación será la clave para la creación de una marca personal. 

Como concepto, la marca personal o en inglés personal branding, es un proceso mediante el cual una persona aplica las técnicas de promoción y comunicación de marca a su propia persona.

En nuestro día a día en la consultoría de reputación online nos encontramos con casos en los que, al realizar un análisis de e-reputación de una empresa, se habla tanto o más de uno o varios de sus directivos que de la propia empresa. En aquellos casos en los que el directivo principal es tanto, o más, relevante que la propia empresa, existen dos aspectos que deben controlarse de forma minuciosa: la reputación (online y offline) que tiene dicho directivo, y la imagen que proyecta al resto de personas. Estos conceptos afectarán, de manera directa e indirecta, a la empresa.

En pasados artículos hemos señalado la importancia de conocer, analizar y actuar en la reputación online de una marca, empresa, producto o persona. En este caso, hemos querido detenernos en la marca en la que un profesional puede convertirse.

De la misma manera que una marca comercial forma parte de los activos intangibles de una empresa, la marca personal puede ser creada a través de la percepción que los demás tienen de una persona.

Según Andrés Pérez, experto en el desarrollo de marca personal, existen varias características que se deben cumplir para tener una marca personalautenticidad; honestidad; utilidad y visibles. Los profesionales que quieren desarrollar su marca personal deben trabajar intensamente para promocionarcomunicar, y protegerdicha marca ya que un error puede perjudicar todo el trabajo realizado.

El concepto de marca personal no es una novedad fruto de los cambios en las maneras de comunicarse. La forma en la que se crea la marca personal es la que ha cambiado con la aparición de Internet. Según Andrés Pérez, a la hora de establecer la marca personal, se pasa por diferentes fases:

  • Un contacto uno a uno. Es la forma más tradicional de establecer contactos entre personas. Son las conversaciones personales cara a cara.
  • Un contacto uno a varios. Conferencias, grupos de trabajo, mesas redondas, clases en una universidad, etc… es la manera en la que un profesional puede mostrar a un grupo reducido de gente su marca personal.
  • Por último, nos encontramos con un contacto del tipo uno a todos. Aquí es donde hace su aparición Internet. Las nuevas tecnologías, las redes sociales (profesionales o no) han modificado radicalmente la forma en la que nos relacionamos y, por tanto, la forma en la que se puede crear y comunicar nuestra marca personal.

En el lado opuesto está Enrique Dans que es de la opinión que  “la marca personal se consigue trabajando, trabajando y trabajando”. Es decir, que de los esfuerzos y del trabajo se proyecta la imagen con la que un profesional será percibido, esto es, su marca personal.

Como consultoría de Inteligencia Económica, dentro del campo de lainteligencia en social media, los análisis de e-reputación que realizamos ponen de manifiesto las carencias de muchas de personas que, como altos cargos de empresas o instituciones, no deberían tener. Toda acciónactitudcomportamiento es susceptible de ser conocida a través de Internet. En la actualidad, las personas que crean las marcas personales de altos directivos se han multiplicado de forma exponencial. Cualquier internauta, con conocimiento de causa o sin él, es capaz de emitir una valoración sobre una persona, es capaz de expresar una percepción. Del nivel de influencia de esa persona y del volumen de información que genere ese internauta, dependerá que su percepción se convierta en general o pase desapercibida.

Salvando las distancias que existen entre la reputación de una persona y la marca personal de esa persona. Un control de la información en Internet permite conocer y, por lo tanto, actuar en consecuencia, la manera en la que se percibe una marca personal.

¿Cómo cree que su marca personal puede ayudarle a cambiar o mejorar su posición? Y si ya la tiene, ¿cómo cree que puede afectarle desconocer la percepción que se tiene de usted?

_______________________________________________________________________________________

Como podéis ver en la mano de cada uno está trabajar en la marca personal. Existen miles de publicaciones y lecturas sobre cómo crear la marca personal. Si os interesa saber más podéis contactar conmigo y os doy algunas direcciones.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post


Anuncios

Un, dos, tres el mundo al revés. El efecto Streisand

Por si no lo sabéis mi vida profesional gira en torno a la reputación online (e-reputación) y el marketing online, es decir, blogs, foros, redes sociales, campañas de comunicación online, etc…. Dicha tarea la realizo en la empresa idinteligencia, consultora especializada en Inteligencia Económica (I.E.) dentro de la cual se incluye la Inteligencia en Social Media. Este apartado os lo contaré en un post algún día. 

Tenemos un blog muy interesante en el que se habla de una gran variedad de temas relacionados con la I.E. y el Marketing online. Y hoy quería dejaros aquí el último artículo que hemos publicado sobre el “efecto Streisand”. Se trata de una curiosa forma con la que se le denomina a lo que ocurre cuando tomamos una decisión en el mundo online con un fin y el resultado es el contrario.

Espero que os guste, os enseñe y que podáis contribuir con ejemplos que conozcáis de “el efecto Streisand”.

Un concepto que está en boca de todo el mundo es el de crisis. Recurriendo al diccionario de la R.A.E., en un sentido muy amplio, se trata de una “situación dificultosa o complicada”.

En este blog hemos podido ver diferentes situaciones en los que un problema en un entorno online puede tener diferentes salidas. La correcta gestión de un conflicto hará que ese problema se amplifique o se solucione. Una buena reputación online (e-reputación), además, puede permitir la prevención de dichos conflictos de modo que la empresa, marca o persona pueda anticipar sus efectos y evitar que la crisis llegue a mayores.

La inteligencia económica permite anticiparse a las circunstancias aprovechándose de la información obtenida y analizada en diversos ámbitos concernientes a la empresa. Por ejemplo:

  • Estar al día de los cambios en las normativas y adaptando un departamento de la empresa a modificaciones legislativas. 
  • Conocer en tiempo y forma un proceso de concurso público y analizar las posibilidades reales de obtener la concesión mediante un análisis pormenorizado de varios factores. 
  • O conocer al instante un movimiento de la competencia que permita a la empresa contrarrestar sus efectos cuando no es demasiado tarde.

Un de las vertientes de la inteligencia económica es la inteligencia en social media, es decir, una vigilancia continuada en el tiempo de los diferentes medios de comunicación online para conocer las opiniones de los internautas acerca de una empresa, marca, producto o persona. De esta manera una empresa puede adoptar medidas de potenciación de un aspecto desconocido hasta entonces, modificar elementos de su proceder para adaptarse a las necesidades demandadas por sus públicos objetivos o, contrarrestar una situación conflictiva que no se da en el mundo off line pero que tiene fuerza en el entorno online.

Conocer y, por lo tanto, poder gestionar la e-reputación resulta imprescindible en lo que llamamos la “era digital”.

Algunas empresas o marcas piensan que interponer una denuncia a tiempo a un usuario (o a varios), pedir la eliminación de comentarios en redes sociales o, simplemente, no permitir la publicación de información a sus empleados es la manera de solucionar un conflicto. Es aquí donde surge un concepto que apareció por primera vez en 2003 llamado el “efecto Streisand”.

 

Es el efecto que se produce en internet cuando alguien pretende ocultar o eliminar mensajes o informaciones relativas a su persona, producto o marca por considerarlo negativo para sus intereses. Este intento de ocultar la información supone el efecto totalmente contrario. La información adquiere una viralidad difícil de parar y, no solo trasciende la información que se quiere ocultar sino también resulta mucho más contraproducente para el protagonista de la información.

En el año 2003 cuando un fotógrafo realizaba unas fotografías aéreas de la costa californiana en EE.UU. con las que pretendía denunciar la erosión de las costas, en una de esas fotografías apareció la casa de la actriz Barbara Streisand la cual decidió denunciar al fotógrafo Kenneth Adelman alegando su derecho a la intimidad. Al poco tiempo esta información que, al momento no había tenido trascendencia, adquirió una gran repercusión mediática a causa del intento de censura por parte de la actriz. Fue ahí donde se acuñó el término “efecto Streisand”

Existen otros muchos casos en los que, una mala gestión de un foco de crisis ha repercutido de manera mucho más negativa que si no hubiera hecho nada:

1184937587_2

  • Uno de los más conocidos en España que además nació en el entorno offline y trascendió al online, fue el secuestro que el Juez Del Olmo realizó sobre la revista El jueves tras anunciar la publicación de una viñeta en la portada en la que aparecían los príncipes de Asturias. La noticia del secuestro supuso que gente que no era lectora habitual de la revista conociera los hechos y, además colaborara con la difusión de la viñeta, llegando a un mayor número de personas que si no se hubiera intentado tapar la información.
  • Otro caso que nace en un entorno fuera de Internet pero que, por una mala gestión o una mala decisión de alguien llega al mundo online es el caso de las caricaturas de la exposición que el artista de Alcoy (Alicante) Kike Payá (ilustrador y diseñador gráfico) tenía que exponer en un casino en Orihuela (Alicante). La exposición, llamada “Caricatura digital políticamente incorrecta”, mostraba imágenes de distintos personajes populares. Fue vetada por el propio casino un día antes de su inauguración por dos caricaturas en concreto sobre Franco y Kirk Douglas. Visto y no visto, en apenas unas horas, el efecto Streisand consiguió que la red se hiciese eco de la noticia, lloviendo los comentarios en todas las redes sociales incluso tuvo su difusión a través de prensa escrita.

En la política española también se han conocido dos casos más o menos recientes en los dos bandos más conocidos:

  • El caso de la cuenta de Twitter @nanianorajoy fue muy sonado en tanto que, el propio Partido Popular reclamó el cierre de dicha cuenta por considerar que insultaba a su líder. El cierre de dicho perfil de la red de microblogging supuso, no solo la creación del hashtag #freenaniano, con múltiples comentarios durante días, sino que también supuso la creación de nuevos perfiles caricaturescos sobre el entonces candidato a la Presidencia del Gobierno.
  • En el lado contrario nos encontramos con unas desafortunadas declaraciones del community manager responsable de la cuenta de Twitter del PSOE en las que decía: “Con una candidata podemos ir a peor. Y con el otro no vamos a ninguna parte”, concluyendo con la siguiente pregunta: “¿Qué ha pasado con la cantera?”. El Partido Socialista no tardó en argumentar que su cuenta en Twitter había sido hackeada y que por eso había eliminado el mensaje. No tardaron en llegar los comentarios y los hashtags al respecto como, por ejemplo, #excusasPSOE. Llegando a ser Trending Topic (tema más comentado del momento) durante varios días en España.

Como se puede ver, un error puede costar muy caro a una empresa, marca o marca personal. Sin embargo, la manera en la que se actúe frente a dicho error resulta clave para minimizar sus efectos o, como vemos en los ejemplos, para amplificar sus consecuencias.

Conocer para actuarActuar para evitar o minimizar riesgos. Pero, sobre todo, nunca pensar que muerto el perro, se acabó la rabia”.

Loewe, ¿estrategia o error?

Hoy quiero hacerme eco de un artículo muy recomendable de Europa Press acerca del ruido que está generando el vídeo editado por la marca Loewe. 

Ayer empecé a ver aparecer el vídeo en mi muro de Facebook compartido por varias personas y claro, al ver este artículo he querido compartirlo contigo. La duda que se plantea Europa Press es si se trata de una estrategia bien organizada por la marca (si es así, Loewe está consiguiendo su objetivo) o si, por el contrario se trata de una desafortunada campaña publicitaria.

Loewe guarda silencio en los ‘social media’

MADRID, 14 Mar. (Carlos Hergueta/Portaltic) –

Loewe ha dado mucho que hablar este miércoles, debido a sucampaña de la nueva colección Oro. Concretamente, ha sido un vídeo publicado en YouTube el que ha puesto a la marca en primera línea de fuego en redes sociales, blogs o foros. A diferencia de otros vídeos como ocurrió con Campofrío y su ‘spot’ protagonizado por humoristas, las reacciones en la esfera cibersocial no han sido precisamente positivas. Recuerda a otras crisis en los ‘social media’ gestionadas con celeridad, pero Loewe ha optado por guardar silencio.

   ¿Ha sido bueno o ha sido malo el impacto que ha tenido la campaña de Loewe? ¿Quería la marca que se hablara de la campaña ‘sí o sí’, independientemente de si era bien o mal? Lo que está claro que la imagen transmitida no ha sido buena de forma general. Quizá no haya sido perjudicial entre el público objetivo de la marca, su ‘target’. pero sí entre el gran público. Los mensajes publicados en Twitter con el ‘hashtag’ #LOEWE así lo atestiguan.

   Los comentarios satíricos se cuentan por cientos y sirvan estos como ejemplo: “Totalmente a favor de la campaña de #Loewe para la integración de discapacitados y drogadictos en la sociedad. ¡Ellos también llevan bolso!” (@jminguell) o “Sale a la luz la nueva superproducción de #LOEWE. No apto para pobres. Podrá herir vuestros bolsillos” (@AalexGF).

   Resulta complicado decir si Loewe ha logrado lo que perseguía, quizá estar en boca de todos, o justamente lo contrario, que todos hablen mal de la marca, pues en un día como este, en el que #Loewe es ‘trending topic’ número 1 en España, este medio ha sido incapaz de hablar con los contactos de prensa. Sencillamente, no había nadie para responder al teléfono. Tampoco se ha publicado un comunicado de prensa.

   El ‘spot’ ha sido creado por el equipo del fotógrafo Daniel Riera, bajo la dirección artística de Luis Venegas. Al margen de lo que buscara la firma, Venegas ha defendido el vídeo, en declaraciones a Elmundo.es: “He realizado un trabajo lo mejor posible, como siempre que se me encomienda uno”. Es una de las pocas reacciones, si no la única, que se ha podido encontrar sobre el caso.

   El silencio de Loewe ha sido sepulcral, también, como decíamos, en el que se ha erigido como termómetro de la actualidad: Twitter. Otro de los motivos por los que no está claro lo que pretendía con la campaña es que no ha movido un dedo para gestionar la “crisis” en los social media. Muchas horas después del inicio de la polémica, la cuenta de la firma (@LoeweMadrid) ha publicado un único ‘tuit’ este miércoles 14 de marzo, en el que habla sobre su nueva colección Oro (https://twitter.com/#!/LoeweMadrid/status/179879650003140608).

   Sin embargo, la compañía no ha publicado ni un solo ‘tuit’ en referencia a la campaña ni a sus reacciones. Tampoco ha respondido a ‘tuiteros’ indignados, ni ha ‘retuiteado’ menciones directas. Loewe ha optado por la fórmula de guardar silencio, lo que lleva a incluso a dudar si la firma cuenta con un ‘community manager’ para abordar estas cuestiones.

   En España se han dado varios casos de “crisis” en los medios sociales a los que se han enfrentado varias compañías, como Pull&Bear, Mahou, BlackBerry o Donettes, con mayores o menores consecuencias. Donettes, por ejemplo, decidió retirar un envase lanzado hacía meses porque un eslogan estaba levantando ampollas en Twitter. Los manuales que empiezan a abundar sobre la gestión de este tipo de cuestiones suelen recomendar analizar el problema y monitorizar reacciones para ofrecer explicaciones y, llegado el caso, incluso pedir disculpas.

   En resumen, la gestión de una crisis en los medios sociales debe ser una respuesta estratégica, rápida y consciente, y se suele recomendar un replanteamiento de la acción con el objetivo de mitigar los posibles perjuicios. Está claro que Loewe ha optado por no hacer nada de eso, así que solo queda esperar a ver si hay algún tipo de perjuicio para la marca o si, por el contrario, precisamente se ha logrado el que podría ser el objetivo primero: que la colección Oro sea la más famosa de cuantas ha lanzado Loewe en mucho tiempo.

¿Tú qué opinas? deja tu comentario y lo comentamos.

Reputación online o e-reputación.

¿A qué te dedicas? Es una pregunta muy normal cuando conoces a alguien, ¿no?

“Trabajo en una consultoría de e-reputación” contesto.

Lo más habitual es que quien me pregunta no sepa que es así que quiero aprovechar este post para explicaros, no solo mi trabajo, sino el concepto de la e-reputación.

Según la R.A.E., la reputación es “la opinión o consideración en que se tiene de alguien o algo”. Si aplicas este concepto al mundo de internet, es decir, al mundo online, tenemos la reputación online, es decir, la opinión de alguien o algo, en internet. Básicamente la e-reputación (electronic reputation o reputación online) es el reflejo del prestigio  de una persona, marca, producto o colectivo en la red.


Conocer que se dice de una persona o empresa en internet consiste en localizar los comentarios, debates, criticas o informaciones existentes en los diferentes medios de comunicación online (foros, blogs, wikis, comentarios en prensa digital, redes sociales…). De esta manera obtienes una información que, en función de los resultados, puede ser importante o preocupante para potenciar, mantener o corregir ese prestigio propio.

  • Saber qué se dice sobre ti, tu marca, tu empresa, tu producto. 
  • Conocer quien habla sobre ti. Saber si es una persona influyente, si puede ayudar a incrementar tu prestigio. Si, por el contrario, es capaz de hacer daño a la imagen que se tiene sobre ti.
  • Saber donde se habla de ti. No es lo mismo que se digan cosas sobre tu marca en un blog con pocas entradas al mes que hablen en una red social con miles de seguidores y que puede propiciar una difusión muy rápida de esos comentarios.
  • Cuanto se dice sobre ti. Lo principal de esta variable es saber si se habla algo o nada sobre ti. Después, se verá si el volumen de información es grande o tan mínimo como para no preocuparse.
  • Cuando se habla de ti. Ha ocurrido algo en tu entorno que puede hacer que aumenten los comentarios sobre tu marca. Pongo, por ejemplo, el caso del reciente cierre de Megaupload. Tras la detención de Kim Schmitz el volumen de comentarios en torno a dicha pagina o en torno a las páginas de descarga de videos es prácticamente incontable.
  • En que tono te mencionan. Se analizan el tono positivo, negativo o neutro de los comentarios que se realizan.

¿Todo esto para qué? Puede pensar alguien.

Principalmente porque en España existen ya 30 millones de internautas y, de esos, el 70% navegan por internet a diario con cifras de 1’4 horas al día de media.

Cada cual es libre de decidir si quiere hacer caso a las habladurías de los demás pero por si no lo tenéis claro, os dejo algún ejemplo de crisis surgidos por problemas de reputación online.

Ejemplo 1: vía Jose Mira
Cuatro y Manolo Lama
Recordemos la retransmisión de la Europa League en el año 2010 y uno de los videos que cerraba Manolo Lama en el que humillaba a un mendigo en Hamburgo. Se abren páginas en Facebook pidiendo su dimisión.
  • Detonante: Vídeo de Manolo Lama en las Noticias
  • Respuesta: Al día siguiente una respuesta que enerva más los ánimos y dejan pasar el tiempo sin tomar ninguna medida.

Ejemplo 2: vía reputation management

El infierno de Michael Phelps en Google

Todo empezó hace apenas unos días con la publicación de una noticia, con foto adjunta, en la que se mostraba al laureado nadador consumiendo cannabis.

El nadador, con una reputación online impecable y con una fortísima presencia positiva en las SERP’s de Google ha visto como todo su imagen en la red se veía seriamente deteriorada en apenas 24 horas.
Las consecuencias en España todavía no son tan evidentes como en Estados Unidos (captura de imagen).
  
En la imagen podemos ver como los primeros resultados de las noticias de Google en los top 10 del buscador están copados por noticias que hacen referencia a este incidente, y lo más grave del tema es que entre esos top 10 ya hay dos resultados negativos instaurados además de la sugerencia al pie de página de la búsqueda relacionada de Google para el término “Michael Phelps smoking weed”.
Lo verdaderamente increíble de esta crisis de reputación online ha sido la virulencia de la misma. En sólo 24 horas resultados negativos por encima de las menciones positivas de cobertura mundial referentes a su vida como nadador. Está claro que tras este caso queda es aún más evidente la necesidad de “excelencia” en todos los sentidos. Todos estamos expuestos (marcas y personalidades) a una crisis de reputación online, y no hay mayor escaparate para esa reputación que las propias pantallas del buscador Google.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑