Buscar

Comunicación online para todos los públicos.

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela". Albert Einstein

Etiqueta

contenidos

Nada ha cambiado en social media

Hace un tiempo, bastante largo para mi gusto, que he estado desconectado del mundo del social media. Las circunstancias han hecho que esto sea así. El caso es que la semana pasada me picó el gusanillo de nuevo y he querido empezar a ponerme al día.

Cual ha sido mi sorpresa al ver que, en realidad, nada ha cambiado en los últimos dos años. Las vías de comunicación online siguen siendo las mismas: Facebook, Twitter, Instagram, páginas web, blogs personales o corporativos, etc. Este hecho, como digo, me sorprende pero positivamente ya que siempre he defendido que la comunicación online vino para quedarse, fue una revolución que comenzó hace ya años y que ahora está instaurada con fuerza en la vida de todos nosotros; particular o profesionalmente.

Leyendo un post de Fernando Roa sobre mitos del marketing online he decidido que es el momento de continuar con este proyecto que nació hace mucho tiempo y solo tiene como propósito explicar y dar a conocer todo lo relacionado con la comunicación online a cualquiera, expertos o principiantes. Por esto quiero desgranar, bajo mi punto de vista (así que totalmente subjetivo) lo expuesto en dicho artículo.

Como siempre he dicho, la comunicación online es, exactamente lo que sus dos palabras dicen: comunicación, mecánica mediante la cual un emisor lanza un mensaje a uno o varios receptores a través de un canal determinado. El término online hace referencia al medio o canal a través del que corre la información, en este caso un medio en línea.

Tras esa definición bastante plana y sencilla nos debemos plantear todo lo que conlleva una comunicación, es decir, quien emite el mensaje, que tipo de mensaje quiere que se reciba, que medio va a utilizar, quien es el que recibe el mensaje, que uso va a dar de la información recibida, si se va a necesitar una respuesta por parte del receptor, que problemas (técnicamente llamado ruido del canal) puede surgir en la comunicación y cómo podemos mejorar el canal para que el objetivo de nuestra comunicación sea eficiente y eficaz. Todos estos planteamientos son el llamado actualmente Inbound Marketing y por tanto no puede ser una moda pasajera.

inbound-marketing-1024x793

Quiero desgranar los planteamientos expuestos anteriormente:

El mensaje: la creación de contenidos es uno de los pilares en la comunicación online. El mensaje que se lanza a los receptores debe ser entendible, claro, atractivo y, sobre todo que cause el efecto deseado (que se compre un producto, que se visite una página web, que se suscriban a un boletín, que quieran saber más información sobre el tema expuesto…)

El medio: la elección del o de los canales a través de los cuales va a fluir la comunicación será de igual importancia que el mensaje. Pongamos un ejemplo, si queremos llegar a un chico joven de unos 25 años para que conozca un nuevo tipo de patinete no será útil utilizar un boletín de noticias o, por ejemplo una publicación a través de Linkedin. Quizás será mucho más provechoso si el mensaje se lanza a través de Facebook, de Instagram o a través de una campaña de Whatsapp o Snapchat.

El medio o el canal nos lleva a ver otros de esos mitos de los que se habla en el artículo mencionado, “las redes sociales no son para mí sector”. Puede que cualquier red social no valga para tu sector pero no podemos dejar de hacer uso de las herramientas que nos brinda la tecnología para hacer llegar nuestro mensaje. Si tu negocio es, por ejemplo, la reparación de barcos, quizás es más recomendable que navegues por aquellas redes sociales, que localices a aquellos receptores que puede necesitar tus servicios (páginas de Facebook de Clubes Náuticos, de regatistas, de pescadores, de asociaciones relacionadas…)

Receptor: quien recibe el mensaje, la información tendrá que ser cuidadosamente seleccionado. Ésto va a conllevar un tipo de lenguaje adecuado, una forma de expresión que haga que el receptor pase del primer párrafo.

Según decía el artículo de Fernando Roa, creemos conocer a nuestros clientes pero, nada más lejos de la realidad. Los clientes son cambiantes, evolucionan, son impactados por millones de mensajes al día y el tuyo debe ser lo suficientemente atractivo para que sobresalga sobre los demás. Si todo supiéramos y conociéramos perfectamente a nuestros clientes triunfaríamos siempre (¡y a que no te pasa!)

Ruido. Los canales de comunicación son susceptibles de tener mucho ruido. Y en el ámbito online más aún ya que si estás mirando un web puede haber alguien a tu lado que te distraiga, un anuncio (popup) que se haga dejar de prestar atención a lo que estás leyendo, un mensaje a tu móvil que haga que dejes de leer la web, etc. Lo mismo ocurre con cualquier otro canal. En este caso el contenido debe ser totalmente impactante en cuestión de segundos para permitir captar la atención del receptor.

servicios_es

Mejoras en el canal. Emitir un mensaje a un receptor no es la única cuestión a tener en cuenta. La optimización del canal de comunicación es básica para el impacto del mensaje.

Una buena presentación de tu marca, empresa o marca personal debe ser básico en las redes sociales. ¿Te atraería una marca que no tiene más dos publicaciones en Facebook en los últimos dos años? ¿o una que no tenga imágenes de perfil que permita que veas quiénes son?

Y, ¿qué hacemos si no tenemos una forma directa de llegar a nuestro receptor? Es aquí donde entran otras de las técnicas del Inbound marketig, las técnicas SEM y SEO que permitan a una marca ser encontradas con mayor o menor facilidad.

calculo-roi-socialmedia

Por supuesto, todas estas cuestiones no va generar beneficios en tu marca de forma directa. Nunca he creído que la comunicación online sea un método de venta directa sino más bien una forma de llegar a tu público objetivo con el fin de apoyar la venta final. Es un medio, no el fin. Deberás tener algo bueno que ofrecer y a un coste que el consumidor esté dispuesto a asumir.

La comunicación online es en una inversión, totalmente necesaria en 2017, para la consecución de los objetivos comerciales de cualquier empresa o marca. La reputación, el trato directo con los clientes, la llamada de atención a clientes potenciales, la resolución de conflictos y demás cuestiones que repercutan finalmente en los objetivos de la empresa, marca o marca personal.

Queda abierto el debate, si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post 🙂

 

Los mejores blogs en castellano de marketing online 2012.

Navegando por la red en una de mis portales de referencia, puromarketing.com, he encontrado un ranking de los mejores blogs en castellano que tratan temas de marketing digital. Anualmente la web realiza este ranking y aqui tenemos el de 2012.

Me ha parecido interesante ponerlo en comunicación para todos para que aquellos que quieran puedan descargarlo y seguir lo que los profesionales del marketing online tienen que decir.

Espero que  os resulte interesante.

Descarga el informe pinchando aquí.

Y, ¿por qué un blog?

Esta pregunta me la han hecho muchas veces, ¿por qué crees que debería tener un blog?

Como respuesta podríamos basarnos en las teorías de la comunicación online y demás pero yo quiero contestarte con otra pregunta, ¿tienes algo que contar?

Un blog o, como se denominaría en castellano, bitácora, es una página web en la que su autor, o grupo de autores, pueden expresar todo aquello que les venga en gana, aquello que consideren que pueden o quieren contar a sus lectores. Entonces, ¿cómo se entiende que alguna empresa o persona física quiera crear un blog si no cree que tenga nada que contar a la gente?

Basándome en la idea de este mismo blog, comunicación para todos nace con la intención de trasladar aquellos términos o aquellos temas con los que trato a diario en mi vida profesional pero que, al mismo tiempo están en la calle. Las nuevas tecnologías (cada vez menos nuevas desde luego), las redes sociales y, en definitiva, las nuevas formas y medios de comunicación entre personas han permitido que el lenguaje de la comunicación online no sea exclusivo de los que nos dedicamos a ella.

Aquí tenemos el primer motivo por el que se puede abrir un blog, yo tengo algo que compartir con todos aquellos que me seguís y me leéis.

Un error que comete mucha gente y, sobre todo, muchas empresas es pensar que el blog es su página web. Creen que en el bitácora es el lugar perfecto para enseñar sus productos, mostrar sus éxitos, crear un catalogo, etc… Comento que es un error en tanto que para eso están las páginas web corporativas.

Un blog es un espacio en el que una empresa habla con sus clientes, y con los no clientes también. Es un espacio en el que una empresa puede (y debe) demostrar su experiencia en la materia a la que se dedica, puede mostrar su interés por el sector profesional al que pertenece y, sobre todo, puede mostrar sus conocimientos.

Piensa por un momento en una empresa que se dedica a la construcción. ¿De qué puede escribir? Tanto sea un reformista, una constructora, un albañil o un arquitecto, cada sector tiene sus elementos y de cualquiera de ellos se puede escribir; un cambio de normativa, los distintos materiales que se usan en la construcción, las revistas profesionales, los datos del sector, las tendencias en materiales o en diseño….. No necesariamente tiene que hablar de las obras que ha hecho, de sus precios, de los clientes que tiene o de las novedades que esa empresa ofrece.

Extrapola eso a cualquier negocio. Sea cual sea tu actividad, seas empresa o autónomo, siempre hay muchísimos elementos de los que poder escribir y, si te interesa tu materia, más aun.

Como ves no estoy hablando de mejorar la posición de la empresa en los buscadores de Internet (SEO), ni estoy hablando de técnicas marketinianas de venta y utilizando términos complicados. El único término con el que quiero que te quedes en este artículo es éste: el contenido.

Ofrecer un contenido atractivo, unas líneas que generen interés en aquellos que leen tu blog, es el primer y más importante paso para obtener visitas y repuestas de tus lectores.

Te dejo un enlace a un artículo de la web puromarketing que se llama: “El retorno de los blogs en 2012: Claves para triunfar sin morir en el intento“. Como verás coincidimos en el primer punto clave para triunfar con el blog.

Ya lo sabes, elige el tema, escribe para los que quieras que te lean (o para los que ya te leen) y no olvides que el contenido es la base de la comunicación.

¿Deberías tener un blog? Pues si tienes algo que contar sí.  

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Google Reader. No pierdas el hilo de lo que te interesa.

Hola, en el artículo de hoy quiero hablar de una herramienta que va a permitir poner orden en todos los blogs y agregadores de noticias que os interesa. Google Reader.

Mucha gente, entre los que me incluyo, estamos aprendiendo mucho en internet. Muchos seguimos diferentes blogs que nos mantienen informado de todos los temas que nos interesan: moda, fútbol, noticias, economía, etc… Vuelvo a mencionar a algún amigo porque me comentaba el otro día: “yo tengo apuntadas las direcciones de los blogs de cocina que me interesan”.

Empiezo por el principio. Definiendo un par de conceptos que vendrán bien para entender este post.

Como ya conté en las diferentes entregas del glosario básico de social media, las RSS son una familia de formatos de fuentes web utilizadas para publicar las obras que se actualiza con frecuencia, tales como entradas de blogs, titulares de noticias, audio y vídeo en un formato estandarizado. Un documento RSS (que se llama un “feed”, “fuentes web”, o “canal”) incluye un completo resumen o texto, además de los metadatos como la publicación de las fechas y la autoría. Las fuentes RSS se pueden leer con un software llamado “lector de RSS“, “lector de feeds”, o “agregador de RSS”, que puede ser basado en web, de escritorio o de dispositivos móviles.

Los iconos más comunes para las RSS son:

Y se pueden encontrar en casi todas las páginas web que actualizan los contenidos con mayor o menor frecuencia. Por ejemplo:

   

Aquí es donde entra la herramienta de hoy. Google Reader es un lector de RSS el cual permite redirigir los contenidos de las páginas web hacia un único lugar. Así, cada vez que quieras informarte sobre tus blogs y webs favoritas tan sólo tendrás que acceder a la herramienta. Ya no habrá que ir uno por uno a cada blog.

Entrando en www.google.es/reader e introduciendo el nombre de usuario de gmail podrás tener acceso a todos los contenidos que te interesen en un sólo lugar.

Para suscribirte a un feed puedes hacerlo de varias manera:

– Pinchando en el icono de RSS que haya en la página web que te interese. En este caso según la estructura y diseño de la web pueden ocurrir dos cosas:

  • Que aparezca una página web con muchos códigos (son códigos HTML)
  • Que aparezca una página en la que te da la opción de elegir entre los múltiples agregadores existentes. En este caso seleccionaríamos el de Google.

– La otra opción es haciendo clic en el botón “Suscribir” situado en la barra lateral de Google Reader. En este caso la herramienta te solicitará una url (dirección de una página web).

Además, Reader permite clasificar dichos contenidos en carpetas para poder disponer de los contenidos en el orden que más y mejor te convenga.

 En la barra lateral de Google Reader podrás gestionar las suscripciones que hayas realizado navegando a través de tus carpetas.

También podrás ver aquellos artículos o noticias que te hayan parecido más interesantes en el apartado “elementos destacados

Bueno, lo mejor que podéis hacer es probarla ya que os supondrá un ahorro en tiempo muy grande. Permite ordenar y clasificar los contenidos que te interesan y acceder a ellos desde un único lugar.

Ya me contareis vuestras sensaciones.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Compartir es vivir. De los inmigrantes a los nativos digitales.

Compartir es vivir. Los seres humanos, pese a ser tildados de egoístas en multitud de ocasiones, tenemos la necesidad de compartir a lo largo de toda nuestra vida. Compartimos juegos con nuestros amigos de infancia o hermanos, compartimos deseos con las personas que nos importan, compartimos vida con la persona que elegimos, compartimos inquietudes en el trabajo…

En los últimos años hemos aprendido a compartir algo que, según en qué generación, aun está mal visto, el conocimiento. En las ultimas doce horas de los que llevamos de jueves ya se han compartido, por ejemplo, casi 127.500 tweets.

Fuente: worldometers

Muchos piensan que si tengo el conocimiento de algo mejor me lo guardo para mí porque, de esa manera, podré destacar sobre los demás. Esa tendencia ha cambiado gracias a internet. Los internautas están deseosos de compartir aquello que saben y, de igual manera, recibir a cambio el conocimiento de los demás.

Marc Prensky clasificó a los internautas en dos tipos: los inmigrantes digitales” y los nativos digitales”. Los primeros son aquellos que utilizan la tecnología, conviven con ella, disfrutan de ella pero nacieron y crecieron sin ella. Sin embargo, los “nativos digitales” que sólo han conocido una sociedad dominada por el uso de las nuevas tecnologías.

                                                                             

No hace mucho, mi sobrina de un año y medio, que todavía no habla con claridad cogió la cámara de fotos de su padre y, sin saber que era, o para que servía, se la puso en la cara como si fuera a hacer una foto. También vi a una niña de unos cuantos años más coger un libro y, en la portada, pasar la mano por encima como si estuviera cambiado de pantalla en un iPhone.

A las personas que Prensky denomina “inmigrantes digitales” se nos nota en acciones tan simples como la necesidad de imprimir un correo electrónico para leerlo o de un documento escrito con ordenador pero que lo corregimos en papel. De igual manera que necesitamos más tiempo para asimilar la cantidad de información que recibimos de internet. En cambio los “nativos digitales” están acostumbrados a un ritmo más frenético, se sienten cómodos realizando más de una tarea al mismo tiempo. Pueden estar redactando un documento mientras escuchan música y tienen el chat de Facebook o Tuenti abierto y a pleno rendimiento.

Al margen de esta clasificación que Prensky hace sobre los internautas a mí me gusta destacar el concepto que me ha llevado a escribir este post, compartir. Aun recuerdo frases de antiguos jefes como “pero no se lo cuentes todo, no es necesario que tenga tanta información” o “esto es confidencial, somos los únicos que sabemos hacerlo”. Compartir aquello que conocíamos estaba mal visto. Si tenías conocimiento de algo mejor tenias que guardártelo. No ocurre lo mismo hoy en día. Cada vez más las personas queremos aprender de aquellos que tienen el conocimiento, por eso seguimos a “gurús” del tema que nos interese en los blogs o a través de diferentes medios de comunicación online. Sin embargo, seguimos siendo reticentes a contar lo que nosotros sabemos.

El otro día le dije a una compañera “voy a hacer un blog que explique términos de comunicación online comunes pero en un lenguaje lo más llano posible para que todo el mundo pueda conocer y comprender esos conceptos”. Me respondió “pero no lo cuentes todo a ver si nos vamos a quedar sin trabajo”. Esa es la actitud que muchos “no digitales” o algunos “inmigrantes digitales” mantienen a día de hoy.

Luego están los conversos, “inmigrantes digitales” que han comprendido que si queremos recibir información debemos aportar nuestro granito de arena. Y de esa manera crean sus blogs, participan en conversaciones a través de  LinkedIn o comparten información a través de Twitter o Facebook. 

Las personas que hoy conforman, lo que Prensky llama, los “nativos digitales” han nacido, no solo con las tecnologías, sino con el concepto de compartir ya integrado en su ADN y no les supondrá ningún conflicto moral dar a los demás el conocimiento que van adquiriendo a lo largo de su vida.

La tecnología no solo nos facilita la vida, Internet y los social media han supuesto un cambio de hábitos y comportamientos en los seres humanos.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Blogger o wordpress…esa es la cuestión.

Ayer me llamó un compañero del máster para preguntarme algunas cuestiones sobre WordPress. Entre sus preguntas incluía una en la que me preguntaba si era mejor WordPress o Blogger y, la verdad, no supe que contestarle. Así que me puse manos a la obra para averiguar al menos alguna de las diferencias.

Haciendo gala a la naturaleza de este blog, primero quiero definir lo que es un blog para todos aquellos que todavía no lo sepan.

                                   

Un blog, en castellano traducido como bitácora, es una página web que recopila información, textos o artículos escritos o seleccionados por una o varios autores. El autor es libre de conservar la publicación el    tiempo que crea oportuno. De la misma manera que, el/los autor/es, pueden permitir a los lectores hacer comentarios sobre los artículos estableciendo así un dialogo.

El término blog surge de la abreviatura de las palabras ingles web  y log (weblog) por lo que decir “tengo un blog en la web” o “escribo un blog en la web” es una redundancia enorme ya que el término blog incluye la palabra web.

Para facilitar la vida a aquellos que no estamos familiarizados con la creación de páginas web, existen varios gestores de contenido que están específicamente diseñados para la creación de blogs. Este es el caso de WordPress.com Blogger, por citar los dos más populares a nivel mundial. Es importante recalcar que no es lo mismo WordPress.com que .org ya que uno tiene su propio alojamiento (lugar donde se guarda la información) como es el caso de WordPress.com y el otro te permite utilizar un servidor tuyo, WordPress.org

Algunos que ya lo conozcáis podéis preguntaros ¿y qué pasa con blogspot? Bien, resulta que Blogger es el sitio desde el cual accedemos a crear un blog que luego se publicará el Blogspot, por eso todas las direcciones son .blogspot.com

En su raíz, ambos gestores de contenidos tienen la misma finalidad, facilitar la creación y publicación de tu blog. Sin embargo, sus diferencias hacen que tengan muchos detractores o seguidores. Estas diferencias radican en las posibilidades de personalización, almacenamiento y otras variables de cada uno de ellos.

Respecto a la posibilidad de personalizar tu blog sin duda gana Blogger ya que permite verle todo el esqueleto y modificarlo a tu gusto. En WordPress puedes utilizar sus plantillas (o comprar nuevas) pero no puedes modificarlas.

Si quieres incorporar scripts de terceros (son pequeños códigos de programación informática que permiten incorporar elementos como contadores de visitas, una barra de búsqueda u otros elementos) Blogger sí que lo permite, WordPress  no. Aunque no significa que WordPress no te de estadísticas de tus visitas, simplemente que lo hace a través de su propio panel de datos.

En cuanto al almacenamiento de imágenes o vídeos tenemos las 3 Gigas de WordPress  frente a 1 Gb en Blogger.

Además, si queréis mantener y publicar el blog varias personas, con WordPress  podréis hacerlo hasta 4 personas diferentes mientras que Blogger solo te permite dos.

En esta tabla podréis ver más diferencias entre ambos sistemas de gestión de contenidos para blogs:

Blogger vs WordPress. Fuente: http://ayudawordpress.com

Un ejemplo de un blog creado con WordPress es este mismo https://comunicacionparatodos.wordpress.com o este otro con más tiempo y experiencia http://idinteligencia.wordpress.com/

Un blog creado con Blogger seria, por ejemplo, http://marketing-expert.blogspot.com/

Si aun te han quedado dudas deja tus comentarios y a ver si entre todos las solucionamos.

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

¿Qué es la web 2.0?

Hoy quiero comentaros una cosa que seguramente muchos ya conocéis. Aun así me consta que muchas personas todavía no comprenden en término Web 2.0.

La mayoría de gente (me incluyo entre ellos hasta que aprendí lo contrario) piensa que Web 2.0 es en sí mismo Internet. Asi que empezaré por definir unos conceptos:

–          Internet. Es una gran red de redes. Es el resultado de la interconexión de miles de ordenadores de todo el mundo. Todos ellos comparten un lenguaje común que les permite ponerse en contacto.

–          Web, del inglés “red”. Es una idea que se construyó sobre la forma de obtener datos de Internet. La web permite que, mediante un lenguaje universal, el hipertexto o HTML, toda la población mundial pueda acceder a los datos que hay en Internet.

La primera idead de Internet nace a finales de los años 50 con la intención de conectar varios ordenadores a través de líneas de comunicación de una banda ancha. Desde que en  naciera Internet, las paginas que se creaban eran lo que ahora denominamos páginas web 1.0. Se basaban en un lenguaje de programación llamado HTML. En estas páginas la intención era básicamente informativa. El webmaster (persona, profesional o no, encargada de la creación, mantenimiento y actualización de una página web) añadía contenidos a la web y los internautas podían acceder a ella. Las únicas vías de comunicación entre el internauta y el webmaster era rellenando un formulario o escribiendo a una dirección de correo electrónico que aparecía en la propia página web. En definitiva, la comunicación se realizaba, fundamentalmente, en una sola dirección.

Pincha aquí os dejo un ejemplo de una web 1.0.

Hablar de Web 2.0  es hablar de una nueva manera de entender Internet que recibe éste nombre por estar representado por una segunda generación de páginas webs A diferencia de la web 1.0, la 2.0 facilita una comunicación abierta entre sus usuarios.

Es la nueva forma de aprovechar la red, permitiendo la participación activa de los usuarios los cuales, a través de diferentes opciones, tenemos voz propia en una página web. Ahora podemos  administrar el contenido que queremos ver, opinar sobre ellos, enviar y recibir información con otros usuarios.

Las páginas web se convierten en algo cuya creación está a cargo de una persona pero que su contenido y su actualización dependen de las contribuciones que toda la comunidad online quiera.

La Web 2.0,  o web participativa, es la idea inicial de todas las redes sociales. La creación de contenidos a través a de las aportaciones de todos.

En el ámbito empresarial este cambio supuso una llamada de atención a todas las empresas ya que dando voz a sus clientes las opiniones de éstos podrían ser escuchadas por miles de personas en cuestión de minutos. De esta preocupación surgirá otro concepto que explicaré en otro post, la e-reputación o reputación online.

 

Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y compártelo a través de los enlaces.

Hasta el próximo post.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑